Lo que incide en el precio divorcio contencioso Toledo

Ene - 12 2017 | By

No cabe duda que el precio divorcio contencioso Toledo es mayor que el de uno celebrado de forma amistosa. Sin embargo, sobre este influyen tantos factores que, en ocasiones, ni siquiera un precio de oferta supera la firmeza de quienes se rehúsan a ceder para llegar a un acuerdo.

Es muy común que la iniciativa surja de uno de los cónyuges y que el otro, negado a la idea de rendirse con su matrimonio o darle la libertad a su pareja, ponga todos los obstáculos posibles para evitar el resultado inevitable.

Pero lo que muchos no esperan, es que al acudir juntos para recibir asesoramiento sobre cómo divorciarse de mutuo acuerdo, regresen a casa enemistados. Aunque parezca difícil de creer, esto no tiene que ver con artimañas del abogado, por el contrario, todos los profesionales responsables recomiendan e insisten en la opción no contenciosa.

¿Entonces qué ocurre? Pues, que todo va de maravilla, hasta que los esposos se enteran que dicha modalidad únicamente es procedente cuando existe un acuerdo en todos los puntos que lo regirán.

Es aquí cuando la negativa a ceder frente a los bienes y especialmente sobre la custodia de los hijos, se interpone a la buena voluntad de los cónyuges.

¿Qué lo hace más caro?

Ahora bien, sabemos que cuando los abogados aconsejan evitar el divorcio contencioso, no lo hacen únicamente por conservar la paz; detrás de ello, hay un motivo previsivo y es el de evitar que los cónyuges paguen mucho más divorciándose por las malas, que pactando acuerdos.

En primer lugar, la falta de un convenio implica mayores esfuerzos para llegar a la meta, empezando por el hecho de que ya no necesitarán un solo abogado, cuyos honorarios se dividirán entre ambos, sino que cada uno deberá pagar al que haya contratado para ejercer su representación.

Por otra parte, indistintamente de lo que se extienda, el proceso deberá terminar en algún momento y mientras menos cooperen los esposos en las negociaciones, mayor será la carga de trabajo y la inversión tanto de tiempo como dinero.

Pero para insistir en el propósito de mantenernos firmes en nuestra opinión, podríamos decir que el dinero así como se va, regresa; pero hay que tener en cuenta un coste silencioso que trae consigo el divorcio contencioso: el emocional, y recuperar la tranquilidad tras meses de disputa, no es tan sencillo como recuperarse a nivel económico.

Indudablemente, hay casos en los que no queda otra alternativa que el divorcio contencioso, pero siempre que sea posible, pongamos de nuestra parte para resolver de forma pacífica nuestros conflictos. Esto es aplicable no solo a los asuntos de familia sino también al tema laboral, lo concerniente al derecho tributario español y cualquier otra eventualidad jurídica que se nos presente.

derecho tributario español

Deja una respuesta